¿Viajar solo o en pareja? He ahí el dilema
Brújula 43

¿Viajar solo o en pareja? He ahí el dilema

Viajar solo o en pareja son las únicas opciones factibles de llevar nuestra odisea personal veraniega a buen fin, créenos. Porque cabe descartar los viajes en grupo o lo que acaba siendo lo mismo, una tortura en la cual hay que compartir gastos, baños, decisiones con 6 personas más y muchas veces, hasta cama y sábana… ¡mala idea! Fin de la amistad.

Ahora bien, ¿cuál es la mejor opción a la hora de viajar? ¿Solo o (bien/mal) acompañado por una media naranja o mejor amigo?

SI VIAJAS SOLO…

Viajando solo el día da más de sí. Visitas museos, te vas de shopping sin discusiones, gastas mucho menos en comidas y cenas e incluso te ves con la oportunidad de “conocer” gente nueva. Todo esto, claro está, depende del grado de empatía y por qué no decirlo si es cierto, el encanto que cada individuo es capaz de proyectar. Una cosa está clara, y es que un espíritu viajero y aventurero se tiene que apoyar y sostener en el poder de la comunicación y el control de los idiomas para poder sobrevivir en su nuevo destino sin ayuda de un “compinche”.

viajar_solo_licor43

Los beneficios de la soledad en un viaje no solo son las de conocerse a uno mismo, sino también los de evitar reproches del estilo de: “esto no me gusta”, “esto es aburrido” o “te dije que no era por ahí”.

SI VIAJAS EN PAREJA…

Existe también un tipo de viajes que indudablemente son mejores realizar solo que en pareja, como aquellos en los que los deportes de acción son los protagonistas. El surf, la escalada vertical son buenos ejemplos de ello. Libertad de horarios y falta total de compromisos son la base del disfrute de estas actividades. En cursillos o a través de comunidades, estos viajes siempre dan la oportunidad de conocer gente con la que compartir una pasión.

viajar_pareja_licor43

Por otro lado, no olvidemos también que en pareja todo es más fácil, porque la compañía está asegurada, siempre que se planifiquen bien las visitas para evitar roces. Pero lo mejor son las cenas. Las cenas en pareja en los restaurantes más interesantes de la ciudad en la que te encuentres siempre marcan los mejores momentos de un viaje y los recuerdos más intensos de una relación.

Despertarse y desayunar juntos en una nueva ciudad, es también uno de los momentos más felices de una pareja y el que siempre se recuerda y comenta durante todo el largo invierno: “Qué bien estábamos desayunando con vistas al mar, o al Duomo, o al lago Atitlán”.

viajar_pareja_licor43_

Acompañado de algún amigo, en cambio, la cena es buena pero son mejor las copas de después, las cuáles ayudan a crear vínculos a través del ocio e historias para la eternidad. Los desayunos no son tan románticos, pero resultan los momentos más divertidos para comentar la noche anterior y compartir detalles de las aventuras nocturnas.

viajes_amigos_licor43

Solo o acompañado, son las mejores formas de viajar, porque conocer mundo es una necesidad irrenunciable y placentera que merece la pena practicar al menos una vez cada año, especialmente en estas fechas de hastío veraniego. Nuestra paz mental dependerá de ello el resto del año, así como nuestras amistades y relaciones amorosas.
Así que… ¡Qué viva el amor, la amistad y los viajes en soledad!

COMENTARIOS