¿Por qué triunfan los ‘bloggers’ e ‘influencers’?
Brújula 43

¿Por qué triunfan los ‘bloggers’ e ‘influencers’?

Hay dos personajes a los que grandes y pequeñas marcas confían para resaltar sus productos y aumentar ventas. Y no, no son actores ni actrices, cantantes o futbolistas. Son los denominados bloggers e influencers; los encargados de venderte ciertos productos sin que te des cuenta.

¿QUÉ ES UN BLOGGER Y UN INFLUENCER TE PREGUNTARÁS?

Pues los primeros son aquellos los cuales tienen una plataforma digital para plasmar sus intereses, ya sean relacionados con la moda, con el cine, la gastronomía o tecnología. Cualquiera puede hacerse con un dominio online como ellos, pero pocos son los que saben captar a un número considerable de seguidores.

Los segundos, son aquellos que pueden tener un blog (o no), pero que también son personajes activos en redes sociales con miles o millones de seguidores dispuestos a seguirles su paso a paso.

influencers_licor43

Ahora bien, ¿qué es lo que los hace interesantes para las marcas? Pues que se convierten en una alternativa para promocionar sus productos y llegar a un número más amplio y diverso de personas con una imagen fresca y renovada.

Y no solo eso, aquí te van las tres razones por las que los bloggers e influencers son todo un fenómeno de la publicidad:

Estética cuidada

Todo lo que tocan y crean es con una estética personal y cuidada que hace que se diferencien de los demás.

Saben como venderse

Todo lo que hacen tiene el propósito de gustar a la gente y captar su atención, por lo que tanto bloggers como influencers son capaces de convertirse en un anuncio andante que sabe qué y cómo conseguirlo.

Crean su propio estilo de vida

Destinos paradisiacos, comidas en los restaurantes de moda, amistades ‘cool’, fotografía impecable… todo ello es parte de la envidiable vida de un influencer.

blogs_influencers_licor43

Ahora bien, recuerda que las apariencias también engañan y hay que saber que no todo lo que un blogger o influencer aparenta es verdad y que no todo es perfecto. Ya lo decía el dicho: ¡no todo lo que reluce es oro!