Insta Novels: una nueva forma de leer literatura en Instagram
Entretenimiento

Insta Novels: una nueva forma de leer literatura en Instagram

Las redes sociales han cambiado -y están cambiando- nuestra forma de vivir, de relacionarnos, de comunicarnos, y…por supuesto de hacer arte. Hay ilustradores que han podido empezar una carrera profesional gracias a Instagram o Facebook como Alex de Marcos. Poetas que gracias a Twitter han podido publicar su primer libro, como Manuel Bartual. Incluso marcas que han crecido desde la nada gracias a internet. Ahora, gracias a una iniciativa de la Biblioteca Pública de Nueva York llamada Insta Novels, se busca fomentar la lectura y la creación literaria gracias a Instagram.

Ya sabéis que siempre intentamos traeros las últimas novedades, ya sea moda, cocina… y en este caso -aunque no será la primera vez- le toca a la literatura.

Siempre es de agradecer que instituciones de referencia como la Biblioteca Pública de Nueva York intenten adaptarse a los nuevos tiempos y presenten iniciativas para fomentar un hábito imprescindible como es leer que, desgraciadamente, cada vez se practica menos.

instanovels-licor43

PERO… ¿QUÉ SON EXACTAMENTE LAS INSTA NOVELS?

Las Insta Novels parten de una premisa muy sencilla a la par que arriesgada. Combinar los grandes clásicos de la literatura universal -libros como la Metamorfosis de Kafka o Alicia en el País de las Maravillas, que ya han pasado a la historia del arte y tienen un lugar reservado en el imaginario popular- con Instagram, en concreto con los stories de Instagram, cuando la mayoría de ellas sólo se pueden ver durante 24 horas.

Muchas de las páginas de los libros que presenta la NYPL en su cuenta de Instagram son “solo” texto, pero, otras páginas, vienen con imágenes y con más estrategias interactivas -para esto han contado con la colaboración de Mother in New York, una compañía de diseño- que aprovechan la plataforma de fotos y videos más popular del mundo.

instanovels-licor43-

En una jugada visionaria, la NYPL ha empezado a desarrollar esta nueva forma de acercar la literatura a los más de 800 millones de usuarios que tiene Instagram en el mundo. Jugada visionaria porque, además de cumplir con el objetivo principal, que es la difusión de la cultura, pone a la Biblioteca Pública de Nueva York en el mapa. Tanto, que aquí estamos nosotros escribiendo de ella y tú, lector, quizá acabes de escuchar su nombre por primera vez.

¿DEBE LA LITERATURA ESTAR EN INSTAGRAM?

Muchos puristas de la literatura clásica defenderán que si la literatura tiene un valor, ese es el de abrir la mente de quien la lee, hacernos aprender y disfrutar. Y en la sociedad actual, el conocimiento, el ocio, el disfrute, ha dejado de ser patrimonio de los libros para estar en todas partes. Con cosas buenas, por supuesto, como todas los descubrimientos que hacemos en internet: planes de viaje, novedades culinarias e incluso libros… Pero también con las cosas malas, como el contenido que se cuelga en las redes sin ningún filtro de calidad o de veracidad. Algo que en los libros, por la propia estructura del negocio: libreros, librerías, editores, críticos,… está mucho más controlado. Si leemos algo en un libro solemos saber que no es una auténtica patraña.

Sin embargo es incuestionable que día a día, poco a poco, propuestas como las Insta Novels van a ir cogiendo peso y haciéndose un hueco en el mundo literario. Aunque está claro que no es la primera iniciativa ni la última al respecto.

Desde que internet primero, después las redes sociales, y en concreto Instagram, se han convertido en las protagonistas indiscutibles de la comunicación entre personas (o entre personas y marcas) el mundo literario ha intentado aprovecharse y buscar alternativas a la promoción y a la edición habitual.

Propuestas que van desde las Literaturas Digitales, pasando por las estrategias de promoción en redes sociales (cuentas de twitter de personajes de libros, como en los de la saga Falcó de Pérez-Reverte) hasta escritores que son más activos en twitter que en los tradicionales círculos literarios, e incluso, quienes alternan ambos mundos con éxito, como el caso de Elvira Sastre. Sin olvidar, claro está, las incursiones narrativas con los hilos de Twitter como la que llevó desde el casi absoluto desconocimiento al estrellato a Manuel Bartual hace dos veranos.

Ya os contamos aquí sobre iniciativas como las nuevas plataformas de audiolibros, que cuentan con la tecnología para hacer de la literatura -ya ni siquiera de la lectura- un placer para todos los públicos y todas las circunstancias. Sin embargo, muchos no se resisten a dar su brazo a torcer y, a pesar de los ebooks y las demás novedades que hemos comentado aquí, prefieren el papel y el libro físico ante cualquier otra cosa.

¿Conseguirán las nuevas plataformas de audiolibros, las Insta Novels, o la promoción en redes sociales que la literatura llegue a todos y vuelva a ser tan popular como lo era antes, precisamente cuando no existían las redes sociales? Nada es seguro, salvo que os lo contaremos en Generación 43.