8 comidas para el verano
Planes

8 comidas para el verano

En lo que a cocina se refiere hay platos que desde siempre se han quedado en nuestros recuerdos. Ya fuese porque nuestra madre o padre los cocinaba con tanto amor que se transmitía hasta en el último bocado, o porque era imposible escaparse de ellos en reuniones o celebraciones familiares. Estas son algunas comidas para el verano que seguro no faltaron en tu infancia.

Porque, ¿quién no creció escuchando sobremesas con una cuchara en mano dispuesta a atacar una tarta al whisky? Y, ¿quién no se ha llevado en el tupper un filetazo empanado para cuando el hambre aprieta en pleno camping?

 

Empanada

Que levante la mano quien no se haya presentado con una de estas empanadas a una reunión de amigos. Mítico es, pero también tremendamente fácil de hacer (y aún más de comprar). Este triunfo del pasado sigue siendo uno de los más populares a la hora de elaborar un picoteo que mantenga a todos contentos. Cuenta con rellenos marinos como los mejillones o las zamburiñas hasta la carne y verduras. Lo mejor de todo es que dónde hay empanada, no hay nadie que se quede con hambre. Un clásico en las comidas para el verano. Perfecta para un picnic en el campo o en la piscina.

Ensaladilla Rusa

Plato viejuno por excelencia pero que todavía logra mantenerse en la cresta de la ola gracias a su capacidad de refrescar durante los meses cuando más aprieta el calor. Por eso y porque no hay nadie que se le resista a un plato bañado de una buena mayonesa. Cada uno tiene su favorita, cada uno tiene su propia receta y como unas clásicas croquetas o tradicional tortilla de patata, las hechas por la familia siempre saben y sabrán mucho mejor. A nosotros nos van las que no se dejan fuera las aceitunas y los pepinillos… ¿Y a ti?

Gambas a la gabardina

Si los denominados gourmets, gourmands o incluso los nuevos foodies nunca hubieran visto este plato en su vida, se atreverían a categorizarlo en eso que ahora se llama finger food. O lo que es lo mismo, comida lista para comer con las manos. Porque unas gambas gabardina son la personificación de un plato que vale tanto para un picnic informal como para una celebración navideña por todo lo alto rodeado de manjares y todo tipo de delicatessen. Las gambas a la gabardina son sin duda, el plato mítico más todoterreno de la mesa.

Copa de champagne

Botellas descorchadas al momento con un sablazo limpio o pirámides de copas de champagne viendo caer el líquido burbujeante en un día de lujosa celebración… así son los recuerdos míticos del champagne que se han grabado en nuestra memoria y que ahora, se han convertido en algo anticuado e incluso, todo lo contrario a lo que recomiendan los expertos. Porque si bien las copas anchas de champagne tuvieron su punto álgido en la historia, he incluso pueden alardear (según cuentan los rumores) de haber sido moldeadas en honor a los jattes tétons de María Antonieta, ahora han sido desbancadas por las copas de vino blanco. ¿La razón? Su capacidad de contener las burbujas de una forma natural, sin calentar el vino y manteniendo su aroma.

Huevos rellenos

Estos clásicos huevos rellenos de “lo que se te pase por la mente” fueron uno de los platos más recurridos a la hora de recibir visitas en casa. Se sirven fríos y consisten de un huevo duro partido por la mitad. La yema se mezcla con lo que puede ser una salsa de mostaza o mayonesa, incluso salsa rosa. Todo queda al gusto de quien los elabora (o quien los coma). Aun así, esta legendaria receta (mítica comida para el verano donde las haya) no es solo cosa del pasado. Ahora sufre un revival y no será nada raro que se vean en más y más cartas de cocina creativa y/o moderna. ¿Qué nos apostamos?

Filete empanado

Mítico, sencillo y la mejor opción a la hora de querer darse un buen homenaje en cualquier casa de comida especializada en menús del día. Eso sí, siempre acompañado de unas buenas y crujientes patatas fritas para rematar. El secreto de su éxito reside no tanto en la calidad de la carne (que casi siempre es más o menos regulera), sino en el nivel de su empanado. Pocos son los que logran dominar esta técnica. Más aún cuando se trata de los filetes que más gustan; esos de tamaño XXL y que siempre se merecen una buena siesta como homenaje.

Tarta al whiskey

No podía faltar un postre en el ránking de platos míticos de ayer y hoy. Raro es que hayas nacido o crecido en España hace unas cuantas décadas (es decir, los años 60 y 70) y que no se te haya cruzado por el camino una de estas tartas. Jugosa. Ligera y embriagante, era la forma de engalanar una mesa con sabores dulces sofisticados. Pero el tiempo hizo estragos. Al final, pasó a un segundo plano gracias a su vulgarización en chiringuitos de playa y popularización en formato congelado.

Bocadillo de Jamón

No tiene competencia, no tiene nada igual. El bocadillo de jamón reinará por los siglos de los siglos sin nadie que se atreva a quitarle el puesto de plato mítico. También es verdad que el de chorizo lo acecha en el segundo puesto intentando desbancarlo. De momento no logra su cometido.

Mientras que hay platos míticos que han desaparecido y no piensan volver a postrarse en nuestras mesas. Hay otros que han logrado renovarse, incluso convirtiéndose en el nuevo reclamo cool de un restaurante. ¿Cual de estas comidas para el verano es tu favorita?