¿Alquilas tu casa? 10 trucos para atraer a más huéspedes
Brújula 43

¿Alquilas tu casa? 10 trucos para atraer a más huéspedes

La ley de la oferta y la demanda en el mundo del alquiler poco tiene que ver hoy con cómo funcionaba antaño. El boom de los alquileres vacacionales, por temporadas, de lujo, para estancias cortas y demás fórmulas ha hecho que muchos se planteen sacar rentabilidad a su propio hogar. Incluso tú.

Vale, ¿te has decidido ya? Entonces… espera. Toma nota de estos trucos antes de lanzar tu casa a la red y optimiza sus recursos.

Las camas

Cuantas más, mejor. Esto no quiere decir que pongas literas hasta en el baño, pero sí que te plantees la posibilidad de cambiar tu viejo sofá por uno convertible en cama (los hay baratos con buen diseño) o incluso que pruebes con pequeños sillones con colchón individual.

Sábanas y toallas

No “aproveches” las que tienes por casa. Invierte un poco y compra varios juegos de color blanco impoluto. No solo dan sensación de limpieza y claridad, sino que son más fáciles de lavar y eliminar manchas.

Flores

Los pequeños detalles pueden ser decisivos. Unos violeteros en el baño, un ramo de margaritas frescas en el salón… Ya sabes el refrán: díselo con flores.

Luz natural

Quizá tu casa no es un ático súper luminoso, pero haz las fotos en ese momento del día en el que un pequeño rayo de sol se cuela por las ventanas. La luz es vida.

Retira fotos y detalles personales

A nadie le apetece entrar en una casa y encontrarse con un retrato de la boda de los padres del propietario. O mensajes cariñosos pegados en la nevera. Por una vez… sé un poco impersonal.

Fundas de sofá y cojines

Por un lado, las fundas (mejor de colores claros) protegerán el sofá. Por otro, los cojines de diferentes estampados y tejidos crearán ambientes diferentes según la época del año. Por ejemplo, en invierno puedes poner alguno de lana o pelo y en verano, de estampados florales y tropicales.

Velas

Esos pequeños cabos de vela son poco peligrosos (hay que tener cuidado siempre, por supuesto) y crean ambientes íntimos si los colocas en diferentes rincones de la casa.

Libros en la mesilla

Siempre resulta acogedor para el visitante encontrarse con unos cuantos libros para leer. Mejor aún si los pones en el idioma del huésped y junto a alguna guía y/o revista de la ciudad.

El olor

Por favor, ventila muy, muy bien. Y deja claro que tu casa es de NO fumadores para evitar que acabe convertida en un cenicero gigante. Pon difusores de aromas discretos para que entrar en ella sea como adentrarse en el Amazonas.

Las fotos

Lo más importante… para el final. Una vez que hayas tenido en cuenta los anteriores requisitos, pide ayuda profesional para hacer las fotos. Nada de “yo con el móvil me apaño” o “esto es muy fácil”. Un experto sabrá sacarle provecho a cada ángulo, crear mayor sensación de espacio y optimizar la luz. Ojo, tampoco te pases, pues a veces ocurre que el huésped al llegar descubre que “cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia”. Y eso es engañar. No mientas, solo engrandece la realidad.

¿Preparado para alquilar tu casa? ¡Ahora ya puedes!