¿Sufres del síndrome post vacacional?
Brújula 43

¿Sufres del síndrome post vacacional?

Saca los pañuelos, ponte una peli ñoña para ahogar las penas y asúmelo: se acabó el festival del tiempo libre y el descanso (¡snif snif snif snif!)

Toca volver a la (cruda) realidad de lo cotidiano y del día a día. Que si lo piensas, ya era hora también de pararle un poco los pies al momento ocio y a ese desenfreno que estaba sufriendo tu cuenta bancaria. Las vacaciones son justas y necesarias pero también lo es volver a la rutina….

Bueno no, mentira. ¡No hay nada como las vacaciones, como el disfrute y como el placer de hacer lo que el cuerpo te pida!

Durante tus días libres te viste rodeado de tus amigos las 24 horas, los planes giraban alrededor de dónde o qué comer cada día y de cómo seguir explorando el lugar en el que te encontrabas. Eso o descansar, seguir disfrutando del relax y esperar un ratito a que se hiciese la digestión para poder volver a la piscina o al mar. Así sencilla era la vida en vacaciones pero, como todo lo bueno, han llegado a su fin. Es ahí donde entran al panorama las nostalgias y las depresiones post vacacionales, creando un vacío que muchas veces se hace imposible de aguantar.

¿SUFRES DE ESTE SÍNDROME POST VACACIONAL?

Vamos a averiguarlo…

NO FUNCIONAS

Mira que lo intentas pero por más que tratas no logras concentrarte. Las conversaciones te resultan eternas y no prestas atención, no escuchas lo que te dice el jefe y ni si quiera logras organizar tus propios pensamientos. Tienes trabajo acumulado y no tienes ni idea de por donde empezar. Tu mente está en otra parte y estás disperso. Además, hace meses que no madrugabas, has empezado una dieta baja en carbohidratos y retomaste tu rutina de ejercicios. Lo sabemos, solo quieres llorar, hacerte un bichobola y volverte a la cama porque además, se ha ido el sol tropical y ¡está cayendo la del pulpo fuera!

LA CULPA LA TIENE TU BRONCEADO

Parece broma sí, pero muchos llegan a sentir la tristeza al volver de vacaciones cuando empiezan a darse cuenta de que su bronceado empieza a desaparecer. ¡Lo juramos! Mientras más y más pálidos se ven, más y más empiezan a ver como se desvanece su “luminosidad” playera. Pero que no cunda el pánico porque gracias a los astros y el ingenio científico, existe esos botecitos llamados “autobronceadores”.

NO ESTÁS SATISFECHO Y POR LO TANTO, TRISTE

No solo por echar de menos unas geniales vacaciones se puede caer en la depresión post vacacional. Si las tuyas fueron un auténtico fail, tienes todavía más motivos para quejarte y sentir la bajona. No la pasaste bien y encima te gastaste todos tus ahorros pensando en que iba a ser la escapada del año. Lo único que podemos decirte para hacerte sentir mejor es lo siguiente: confía en que el karma te va a devolver la jugada y para la próxima, intenta no cometer los errores que cometiste en estas.

ESTÁS DEMASIADO SATISFECHO Y POR LO TANTO, TRISTE

Crees de verdad que estas vacaciones han sido las mejores de tu vida y por lo tanto, temes con todas tus fuerzas volver a casa. De hecho, te estás estresando con solo pensarlo. Te has dado cuenta de que tu vida diaria no se compara con esos atardeceres desde la arena, con esas capitales europeas soleadas en pleno agosto o con esas jornadas de paracaidismo, hiking y running que te marcaste con los colegas día sí y día también. Lo único que te hace sentir mejor es que el fin de semana está a la vuelta de la esquina.

TODO TIENE SOLUCIÓN

No hay ningún mal que por bien no venga, así que desempolva tu sonrisa y piensa que no cualquier tiempo pasado fue mejor. Piensa en todas las cosas que te esperan de vuelta a casa: tu perro, tus amigos, tu gato, el bar de abajo, tus series favoritas, el afterwork… De hecho, proponte llevar a cabo algún que otro planazo para tener algo que te haga ilusión hacer cuando vuelvas. O retoma alguna de las actividades que te gustaba hacer durante las vacaciones para incorporarla en tu día a día (cocinar, correr, bailar…).

Ah, y lo más importante: piensa que solo quedan tres meses para tus próximas vacaciones. O incluso mejor, queda muuucho menos para el próximo puente.