¿Por qué de pequeño querías ser astronauta?
Mindfulness

¿Por qué de pequeño querías ser astronauta?

De pequeños la imaginación nos iba a mil revoluciones, llevándonos a imaginarnos como sería nuestro futuro. Hablamos de éstas y otras profesiones que nos gustaban y por qué no hemos seguido con ellas.

“Yo quiero ser astronauta”, decían aquellos que imaginaban una vida en la luna, conduciendo un cohete para hacer algún que otro viaje de vuelta a la tierra y para ver las estrellas desde muy cerca.

“Yo quiero ser cajero” decía otro al salir del supermercado. ¿No era lo más molón del mundo ver cómo funcionaba esa máquina registradora? Vamos, era verlas y querer trabajar a su lado todos los días, reponiendo los productos en las estanterías entre medias y atendiendo a clientes que no encontraban la fruta en su lugar.

Lo mismo con los reponedores de gasolina. Todos queríamos ser esa persona encargada de una manguera que proporcionaba combustible a todos y cada uno de los coches de la ciudad. Nos entretenía tanto el tema que incluso muchos de nosotros teníamos gasolineras de juguete para repostar con nuestros mini coches de plástico. ¡Qué bien lo pasábamos!

De pequeños siempre queríamos ser aquello que idealizábamos o convertirnos en las personas a las que siempre admiramos. No nos importaba que fuese (casi) imposible ser parte del equipo de la NASA, o que trabajar en un supermercado fuese tan sacrificado. De pequeños no queríamos profesiones que nos forzaran a estar sentados en un escritorio durante todo el día, sino que anhelábamos acción, movimiento y mucha emoción.

Así es como todos nos imaginábamos con el casco puesto apagando fuegos o con la inyección en la mano curando enfermedades a diestra y siniestra. Pasábamos total de profesiones como abogados, corredores de bolsa, arquitectos, economistas o políticos y nos inclinábamos más por pintores, cantantes, deportistas, médicos, actores y hasta científicos locos.

Escogíamos a la ligera con tal de que esa profesión nos diese alegría… porque dinero amigos, de pequeños, era algo en lo que ni pensábamos.

Y vosotros, ¿con qué soñabais ser cuando fueseis mayores?