Día Mundial Sin Tabaco: no más humo
Mindfulness

Día Mundial Sin Tabaco: no más humo

Como cada año, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dedica el 31 de mayo a conmemorar el Día Mundial Sin Tabaco. El lema de este año es: “Tabaco y cardiopatías” y sus objetivos se centran en las repercusiones del consumo de tabaco en la salud cardiovascular en las personas de todo el mundo.

“El consumo de tabaco y la exposición al humo de tabaco ajeno contribuyen a cerca del 12% de las defunciones por cardiopatías.”

Aun así, basta con fijarse en los beneficios de apagar y cortar por lo sano para percatarse del torrente de salud de los que se beneficia nuestro cuerpo.

Día mundial sin tabaco: Generación 43

Tan solo 12 horas después de que fumes tu último cigarro, tu cuerpo empezará a recobrar salud, reduciendo niveles de monóxido de carbono y nicotina. No solo eso, sino que también recuperarás el sentido del gusto y del olfato, respirarás mejor y dirás adiós a los riesgos de padecer problemas cardíacos, bronquitis crónica, enfisemas y varios tipos de cáncer.

Decirlo es facilísimo, pero hacerlo ya cuesta algo más que unas simples palabras.

¿Cómo lograrlo?

Primero, haberse decidido a dar el paso es fundamental. Tener claro el por qué se deja de fumar ayudará durante todo el proceso a mantener una actitud positiva. Segundo, encontrar el proceso que le funcione a cada uno. Algunos se inclinarán por la medicina alternativa, recurriendo a métodos como la hipnosis, acupuntura, al biomagnetismo, hierbas y suplementos o incluso prácticas como el yoga. Otros en cambio, descubrirán que no es tan fácil hacerlo de un día para otro y se plantearán un calendario para ir cumpliendo, poco a poco, pequeños propósitos diarios. Fijarse una fecha para dejarlo por completo suele ser una buena idea también, así como dejarse ayudar por la familia y amigos para “no caer en la tentación”.

Los resultados de optar por una vida sin humo empezarán a notarse desde los primeros veinte minutos, cuando empieza a bajar tu ritmo cardiaco. Al tercer día, la nicotina dejará tu organismo por completo… así que ya no hay vuelta atrás, ¡no más tabaco!