Por el amor a las piscinas, las piscinas más guays del universo
Brújula 43

Por el amor a las piscinas, las piscinas más guays del universo

¡Agua a la vista! Estas es la frase que estalla en tu cabeza cuando te ves encerrado en la oficina en un caluroso día primaveral. Es lo que pasa por tus pensamientos cuando haces ‘scroll’ por tus redes sociales y ves el pedazo de vacaciones (¿en pleno mayo? ¡vaya envidia!) que se está pegando tu vecina y es lo que vas a gritar cuando llegue el momento en el que tus pies logren acercarse (por fin) a tu elemento favorito de esta temporada: las piscinas.

De pequeños podíamos estar retozando y chapoteando en ellas días enteros, sin necesidad de comer o hacer nada más que jugar y jugar. Ahora no lo entendemos, pero se nos iba la vida en estar 24/7 metidos en una. De mayores, nuestros gustos se refinan y el tiempo se convierte en oro, por lo que las piscinas pasan a ser nuestros pequeños refugios, remansos días de paz y el lugar en el cual escapar de la tierra firme.

Es difícil saber donde se encuentran las más bonitas y curiosas del mundo, así que vamos a descubrirte unas cuantas para que empieces a soñar despierto y a volar a través de algunas de las más impactantes y envidiables del mundo. Aunque cuidado, porque va a ser verlas y querer tirarte de clavado a la pantalla del ordenador. Luego no digas que no te lo avisamos.

Sanya Mandarin Oriental (China)

sanya_Mandarin-Oriental_licor43

Cinco estrellas y la isla de Hainan en China. Eso es todo lo que necesitas saber para empezar a caer rendido a los pies de este hotel que ofrece la oportunidad de disfrutar de una piscina en la privacidad de tu propia villa. Aunque también tiene otras tres para todos los huéspedes del hotel. Queda lejos, pero hace que el viaje valga la pena. ¡A flotar se ha dicho!

The Joule (Texas)

The-Joule-(Texas)_licor43

Parece que vas a salir disparado por los cielos, pero no. Parece la piscina más surrealista que has visto nunca, eso sí. Pero es real. Diseñada por el arquitecto Adam D. Tihany, esta maravilla de piscina (que hasta puede llegar a parecer una nave espacial dispuesta a salir proyectada al espacio) es el lugar donde te vas a trabajar unos cuantos clavados, pero también el sitio en el que podrás apreciar la esencia del centro de Dallas, ya que está situada encima de su calle principal.

Molitor (París)

Molitor-(París)_licor43

Aquí son dos las piscinas que están dispuestas a enamorarte. Y si las visitas, ten por seguro que lo van a lograr. La de invierno tiene 33 metros y está cubierta por un techo acristalado y la de verano, de 46 metros, da la sensación de que estás nadando hasta el infinito.

Aunque no son nada nuevas, porque las piscinas del hotel Molitor se construyeron a finales de los años 20. Eran el punto de encuentro de los más avant garde de la ciudad pero con el cierre del hotel se convirtieron, ya vacías, en un monumento para artistas, grafiteros y tribus urbanas de la ciudad.

Gellert (Budapest)

Gellert-(Budapest)_licor43

118 manantiales termales emanan de la ciudad de Budapest. Cosa de la que no pueden alardear otras ciudades europeas. Es por ello que la capital de Hungría es el lugar ideal para aquellos que busquen la satisfacción remojándose en spas y balnearios.

Sus aguas naturales termales dan vida a sitios como el Balneario Gellert, abierto a principios del siglo pasado. Una auténtica joya de la ciudad en la cual perderse y dejar que pasen las horas. Sus instalaciones son tan impactantes, que hasta Gucci ha decidido grabar allí su última campaña. ¿Tendencia piscinera a la vista?

¡AL AGUA PATOS!