Manual del perfecto visitante (disfrutón) de chiringuito
Brújula 43

Manual del perfecto visitante (disfrutón) de chiringuito

Que nos pillen confesados, porque junio está dejando de ser un mes primaveral (desde hace ya varias semanas) para pasar a ser un fuerte aperitivo de lo que serán las olas de calor más típicas del mes de agosto. Pero el que nada debe nada teme, por lo que no puede cundir el pánico cuando sabemos que en la playa siempre se encontrará la solución a nuestros (sudorosos) problemas. Sí, lo decimos por el mar y por la arena, por el sol y el bañador, pero más que nada, lo decimos por ese famoso chiringuito que nos deleita cada vez que le pegamos una visita y que nunca defrauda.

Si te denominas como disfrutón chiringuitero, vamos a decirte que tu labor no es fácil y que debes de seguir algunas indicaciones para convertirte en el perfecto visitante disfrutón de chiringuito. No te agobies, este listado no incluye nada que no represente placer. Te lo aseguramos.

DRESSCODE

Vestirse en la playa es más difícil que ser un invitado en la gala del Met. Porque mantener la dignidad playera es más que difícil con 40 grados rondándonos las glándulas sudoríparas. Pero estamos orgullosos de nuestros cuerpos y queremos lucirlo, así que el calor es la perfecta excusa para pasearlo por el chiringuito.

Ahora bien, intenta hacer uso siempre de camisetas, shorts o vestidos a la hora de entrar en uno. Recuerda que hay gente comiendo, que las sillas luego serán usadas por más clientes y que nadie quiere sentarse en una butaca mojada por tu bañador. Ah, y si puedes limpiarte los pies y sandalias en la ducha antes de llenar el chiringuito de arena, se te será más que agradecido.

MANUAL DE MODALES

Cómo te lo explicamos sin herir sensibilidades: hagas lo que hagas, ni se te ocurra traerte la mini cadena o tu móvil con una lista de reproducción propia al chiringuito.

Vale que se trata de pasarlo bien, de disfrutar y de sentirte como en casa, pero hay ciertos límites que no se pueden cruzar. Acóplate al hilo musical del chiringuito en el que te encuentres… y disfruta.

GASTRONOMÍA

Esta es fácil y de libro de texto, porque cuando vas al chiringuito puedes exigir lo justo (aunque no por ello lo malo).

No exijas servicios rápidos, ni mantel. Es más, hay algunos en los que ni es necesario pedirse cubiertos. Ni cocina creativa ni puturrús de foie, al chiringuito se viene a comer buenos pescados y mariscos, ensaladas frescas y ensaladillas. Platos caseros y frescos, listos para hacerte recordar tus sabores favoritos del verano.

SUGERENCIAS

Aprovecha para huir del trabajo y para olvidarte de todas las preocupaciones laborales que te persigan. Aprovecha para apagar el móvil y ni pienses en traerte el ordenador. De hecho, es más que probable que no haya wifi en el chiringuito, así que ni falta que te hará. Mantente pendiente de lo que pasa en el mar y no le quites la vista al entretenimiento chiringuitero por excelencia: los libros, revistas y la prensa rosa.

Ahora solo queda escoger el bañador y disfrutar de unas vacaciones en el mar.