Mamá Campo
Historias 43

Mamá Campo

Quería crear una tienda que aunara los productos ecológicos con la cercanía. Desterrar el estigma de que los comercios ecológicos son caros, sectarios y poco surtidos. Guiado por ese propósito, Nacho Aparicio abandonó una carrera de éxito en el mundo del Marketing y la Publicidad, se asoció con uno de sus clientes y hoy vende productos convencionales con una calidad muy poco común.

“Mi ansia no es forrarme, sino que me dé para hacer cosas divertidas”.

Nacho Aparicio abandonó la agencia de publicidad que había creado (y toda una carrera dedicada al marketing) y montó Mamá Campo, una tienda de cercanía que vende productos ecológicos a buen precio.

“Coges contacto con lo tangible…creo que muchas veces estamos perdiendo el contacto con las pequeñas cosas”

¿HAS LOGRADO LO QUE ANHELABAS?

Acercar los mejores productos de pequeños agricultores a cualquier vecino del barrio. Re-aprovechar los excedentes en forma de comida casera. Y, de paso, convertir a Mamá Campo en premio de diseño en Milán, gracias a su decoración, hecha con materiales reciclados e inequívoco reflejo del personalísimo espíritu de la tienda.

¿ESTÁS DONDE QUIERES ESTAR?

En Mamá Campo ha encontrado un lugar donde dar lo mejor de sí mismo. Su objetivo, ahora, es ganarse el cariño de los vecinos a largo plazo. Y hacerlo como mejor sabe: con productos de calidad, cocina de casa e incluso colaborando en un taller para enseñar a comer bien a los niños del barrio.

Proyecto de "Mamá Campo" en Generación 43

¿QUÉ HAS ESTUDIADO? ¿DE DÓNDE VIENES?

Yo vengo del mundo de la Publicidad. Tenía una agencia de publicidad donde me iba bien, me lo pasaba bien al principio, pero llegó un momento en que dejó de divertirme, solo lo hacía al final por pasta o por curro, como queramos decirlo, y llegó un momento en que vi que necesitaba hacer otra cosa, algo un poco más divertido

En un viaje para ver a una amiga en Londres conocí un sitio como este, pero a lo bestia, con granjas propias, restaurante… Más tarde, hablando con un cliente de la agencia surgió el tema de que él quería también montar algo de alimentación ecológica. Se lo conté y me dijo que le dejara pensarlo. A la media hora me llamó para decir que se unía al proyecto. Ahora es mi socio.

¿SIN ESE SOCIO LO HABRÍAS HECHO IGUAL?

No lo sé, igual no habría salido. Al final fue suerte porque en Mamá Campo somos dos, es necesario que seamos los dos y el uno sin el otro no funciona. Y es suerte que sea un cliente mío de la agencia; es suerte que tuviera la misma idea que yo de montar algo asociado a la alimentación ecológica cuando nunca habíamos hablado del tema; y es suerte que, cuando surgió la oportunidad, los dos dijésemos que sí y nos lanzásemos.

Eso fue hace cinco años. El que fueran tiempos de crisis tiene su lado bueno y su lado malo, es verdad que todo es más arriesgado, pero probablemente este local valdría el doble en otro momento. No hay que tomar decisiones en función del estado en el que esté la sociedad o la economía, sino en el estado en que estés tú. Si vendes productos de lujo y no hay ricos, puedo entenderlo, pero productos de alimentación… todo el mundo come. Mi ansia no es forrarme, sino que me dé para hacer cosas divertidas.

Nacho cofundador de Mamá Campo en Generación 43

“Uno de nuestros objetivos es normalizar el consumo de productos ecológicos”

DISTE CON GENTE QUE TE ANIMABA… GENTE QUE TE DESANIMABA…

La gente que ya me conoce, como mi madre o mi novia, me miraban diciendo “¿Qué es? ¿Lo que te apetece, no? Pues para qué te voy a decir nada si lo vas a hacer igual”. Obviamente todos me advertían de que tuviera cuidado, que me metía en un sector muy complicado, con pocos márgenes, mucho personal… pero si me quitan la idea es peor.

¿Y CÓMO EXPLICASTE A LA FAMILIA QUE DEJABAS UN TRABAJO DE OFICINA PARA VENDER ZANAHORIAS?

Mi madre no entiende nada. No llegó a entender muy bien lo que hacía en la agencia. Coincidió que hace dos abriles le dije que dejaba la agencia y montaba una tienda de productos ecológicos. Y además mi hermano – el típico lumbreras, ejecutivo de éxito en una petrolera – le dice al mes que lo deja todo para hacerse entrenador personal. La pobre no entendía nada, pero ya optó por dejar que hiciéramos lo que nos diera la gana: “es vuestra vida”.

Ahora me la he traído a vivir a Madrid porque vivía sola en León, quedó viuda hace cinco años y prefiero tenerla cerca. Vive justo enfrente de la tienda. La veo mucho, ella baja a la tienda y se pone tan contenta, “Yo con verlo lleno de gente ya me vale”, me dice. Me da mucha alegría verla venir a hacer la compra a mi tienda.

¿QUÉ TIPO DE PÚBLICO TIENES?

Parejas jóvenes con hijos pequeños, señoras de 50-60… depende de la hora del día. Por la mañana son más mayores, por la tarde gente que vuelve de trabajar. Un poco de todo. Es la tienda del barrio.

Uno de los objetivos que nosotros teníamos era normalizar el consumo de productos ecológicos, no tenía que ser para un sector específico, tenía que ser para todo el mundo, porque es un producto bueno. Poníamos de ejemplo: se lo queremos vender a la señora del tercero, a la señora Paqui, sea quien sea, a una señora de 60 años que por qué no va a consumir unos tomates ecológicos, si tiene todo el derecho del mundo… pero se lo tenemos que hacer fácil, accesible, cercano, bonito.

¿CREES QUE HACE DIEZ O VEINTE AÑOS HUBIERA FUNCIONADO IGUAL O LAS MENTES HAN CAMBIADO HACIA LO ECOLÓGICO?

Yo creo que no más del 15% de la gente que viene aquí es porque vendemos productos ecológicos. La gente viene porque hay buen producto a un precio razonable en un entorno agradable, hablan con el dependiente, les pilla cerca… y además es ecológico. Acaba siendo la última razón, no la primera. Por eso creo que hace unos años habría sido igual, ya había tiendas de productos ecológicos en Madrid. Igual en el restaurante.

“En el piso de abajo del local pienso montar guateques y espero poder pinchar la música que me gusta”

LO MÁS SIGNIFICATIVO DE TU NUEVA VIDA RESPECTO A LA ANTERIOR ES QUE ESTÁS EN TRATO CON PERSONAS “NORMALES”… ESO ES UNA FUENTE INAGOTABLE DE ANÉCDOTAS, ¿VERDAD?

Muchas. Cara al público te pasa de todo. La gente viene a contarte sus cosas, a hablar de política… Hay una señora mayor que está en silla de ruedas y su hija la trae porque sonríe cuando pasa por la tienda. Nos la trae de vez en cuando para que la veamos porque siempre sonríe. La alegría que te da eso no tiene nombre. Igual con los niños pequeñitos, hay muchos que se meten a bailar con nosotros en la tienda la música que ponemos, boleros… lo que suene.

Otra señora que vive en el primero, que no puede andar porque está muy mayor y no hay ascensor, nos tira una cuerdecita con una cesta, se sube por ahí lo que quiere y nos tira el dinero. No somos el perfil de comerciante tradicional, no usamos sus estrategias, tampoco es nuestra función.

Coges contacto con lo tangible, que yo creo que muchas veces estamos perdiendo el contacto con la realidad, con las pequeñas cosas, y nosotros estamos en el menú de uno, en el día a día, en lo pequeñito, en las pequeñas cosas, en lo tangible y es muy divertido, te hace ver las cosas de otra forma.

Nacho de Mamá Campo en Generación 43

¿TE CONSIDERAS TENAZ, OSADO, MADURO E INCONFORMISTA?

No soy osado entendido como valiente, quizás un poco inconsciente porque soy optimista por naturaleza, no pienso en las consecuencias negativas de las cosas. Inconformista sin duda. Maduro no creo, soy muy niño para muchas cosas, me afectan muchas cosas, me pongo muy nervioso cuando no debo. Tenaz, ni de coña. Soy el tipo más vago del mundo, lo que pasa es que le echo millones de horas porque no me queda otra.

BUENO, ESO ES SER TENAZ…

No, yo soy muy inconstante, estoy en mil cosas a la vez.

¿DÓNDE TE VES DENTRO DE UNOS AÑOS? ¿QUÉ QUIERES SER DE MAYOR?

Con Mamá Campo no lo sé, porque esto cambia día a día. Ahora nos han ofrecido el local de al lado y vamos a abrir una taberna. Lo único que tengo claro es que quiero hacer algo chulo y honesto para ayudar que la alimentación ecológica se implante. Que agricultores y ganaderos y toda la gente implicada prospere y se consolide.

En lo personal, que yo me siga divirtiendo. En el piso de abajo del local pienso montar guateques y espero poder pinchar la música que me gusta.

Nacho en Mamá Campo con Generación 43

¿QUÉ ES PARA TI EL ÉXITO?

Ser feliz… Seguir divirtiéndome o por lo menos no aburrirme, eso es lo que pretendo. No tener la sensación de aburrirme, tengo pánico absoluto al aburrimiento. Los días que me aburro tengo una sensación de fracaso vital infinito. El éxito es relativo, no sé muy bien que es eso. Me dan igual los premios, me importa más divertirme.

Y también conseguir que mucha más gente se haya acercado a la alimentación ecológica, conseguir dignificar un poco más el papel de los pequeños agricultores, ganaderos que se lo curran para que tengamos buenos productos.

¿ENTONCES, SE PUEDE MEZCLAR PLACER Y TRABAJO?

Sí, pero a momentos, no permanentemente. Hay que mirar números, a veces no salen, no se consigue siempre. Por otro lado, tus gustos, lo que te apetece hacer, lo intentas aplicar en tu día a día, muchas veces es imposible, no en el trabajo, en cualquier aspecto, pero intentamos hacerlo. Por ejemplo, a mí me gusta la música e intentamos que la ambientación musical de Mamá Campo sea perfecta, por lo menos la que a mí me gusta.

¿QUÉ TIPO DE MÚSICA ESCUCHAS?

La música que más me gusta es ésta

¿ESTÁS EN TU MEJOR MOMENTO?

Creo que el camino es lo que mola, es que el destino no sé cuál es. Estoy en uno bueno, pero espero que haya muchos buenos por ahí, no sé si es el mejor. Este es muy bueno, sí.

Redes sociales de Mama Campo:
Facebook   Twitter   Instagram