Cómo limpiar y ordenar el armario y no morir en el intento
Mindfulness

Cómo limpiar y ordenar el armario y no morir en el intento

Está claro que a todos nos gustaría tener un armario del tamaño de una habitación (o dos). Uno igualito a esos que se ven en las películas y que permiten tener a la vista cada una de las prendas y accesorios que lo conforman. La vida con ellos sería más fácil. Aunque no le demos más vueltas porque sí, toca limpiar y ordenar el armario y no morir en el intento. ¿No tienes idea de cómo hacerlo? No te preocupes, estamos aquí para ayudarte.

HAZTE LA PREGUNTA VITAL

Para decidir qué cosas tienen que dejar de ser parte del conjunto de tu armario, la pregunta más importante que debes hacerte es la siguiente: ¿me hace feliz esta camisa/pantalón/abrigo? Si la respuesta es no, lo tienes fácil, tal prenda se merece un simple y rápido “adiós”.

SIEMPRE TEN EN CUENTA ESTA REGLA

¿Ves ese vestido que tienes colgando en tu armario desde hace varios meses? ¿Ese que te has puesto no más de un par de veces? Está claro que te da pena deshacerte de él, pero sinceramente te has dado cuenta de que no te apetece ponértelo nunca más. Pregúntate: ¿cuándo fue la última vez que lo usé? Si la respuesta es más de un año, ten por seguro que no vas a volver a ponértelo. Por lo tanto, es hora de despedirse de él.

NO TE SIENTAS MAL POR HABER TOMADO UNA MALA DECISIÓN

A la hora de hacer limpieza y ordenar el armario es importante que no dejes que el sentimiento de culpabilidad por haberte comprado algo que ya no quieres te ataque. Recuerda: limpiar tu armario no significa tirar todo a la basura. Lo que no quieras se lo puedes regar a alguien que lo necesite, venderlo en alguna red social o donarlo a alguna organización que le pueda encontrar un mejor uso.

NO LE BUSQUES TRES PIES AL GATO

El síndrome de Diógenes es complicado de solucionar. Lo sabemos. Pero no caigas en sus garras con la ropa que ya no usas. Para darte cuenta que es tu Diógenes el que habla y no tu lógica, ponle atención a típicas excusas como: “Jo, no quiero tirar estos vaqueros, seguramente se pongan de moda otra vez dentro de algunos años”. No le busques tres pies al gato. Si no te lo pones y no te gusta, no lo necesitas.

EL LADO BUENO DE LAS COSAS (Y LA LIMPIEZA)

Y aunque cueste y cause stress, la limpieza de armario no solo sirve para deshacerte de lo que no uses, sino que también ayuda a hacer sitio para todas esas prendas a las que les tienes echado el ojo en tu tienda favorita y que, ahora, ya tendrán sitio dentro de tu armario.