¡A jugar! Desde el Twister al Blandiblú
Entretenimiento

¡A jugar! Desde el Twister al Blandiblú

Hay juguetes que en su momento nos hicieron derrochar sonrisas y que amenizaron algunos de los mejores momentos de nuestra infancia.

Aun así, nunca pensamos que después de nuestra “época” seguirían entreteniendo a más generaciones y que pasarían a la historia como algunos de los juguetes y juegos más míticos de la historia.

¿Te acuerdas de ellos?

Aquellos maravillosos años
TWISTER
Pie derecho en el amarillo, brazo izquierdo en el rojo... no hay carcajada, sonrisa y algún que otro moretón que no haya surgido como resultado de jugar con este mítico juego. Se convirtió en el juego más demandado cuando lo jugó Eva Garbor y Johnny Carson en un programa de TV americano y ha sido tal su éxito desde entonces, que ya forma parte del Salón de la Fama de los Juguetes de los Estados Unidos.
Aquellos maravillosos años
TAMAGOTCHI
Ahora todos están por la calle buscando Pokémones, pero hace veinte años fueron otras mascotas virtuales japonesas, llamadas Tamagotchi, las que trastornaron a la juventud. En coloridos formatos y en forma de cáscara de huevo, los niños y niñas que se hacían con uno de ellos jugaban a ser “padres por un día” dándoles de comer, ayudándolos a hacer sus necesidades, jugando con ellos y vigilando cada uno de sus pasos. ¡Como la vida misma!
SCALEXTRIC
Este es uno de esos juegos que como el Twister, apelaban al entretenimiento de tanto niños como adultos. ¿Cómo resistirse a ser el número uno en la meta? Parecía fácil movilizar a estos cochecitos eléctricos pero era un desafío lograr que la velocidad no nos llevara al infinito en cada curva o que la lentitud nos dejase atrás viendo como fluía la suerte de nuestro contrincante por la carretera.
Aquellos marvaillosos años
EL RESORTE MÁGICO
El éxito de este juguete resulta un misterio que salta a la vista. Porque vale que era una novedad, pero nadie logra entender todavía como es que un simple resorte entretuvo a más de una generación. Se inventó en los años ’40 y desde entonces lo tiramos por las escaleras, lo movemos de un lado al otro (y él siempre volvía a su tamaño original), lo usamos como pulsera… Incluso se tiñó de atrevidos colores y pasó del metal al plástico para no aburrirnos. Ahora que lo pensamos, ¡te echamos de menos resorte mágico!
Aquellos maravillosos años
TELESKETCH
Este requiere mucha habilidad y varias dosis de paciencia. Intentar dibujar a base de líneas rectas es una absoluto desafío pero tener la coordinación para alcanzar el nivel de destreza para alcanzar líneas curvas es todo una muestra de genialidad. Así era el Telesketch, duro con los escasos de creatividad y bondadoso con aquellos que llevaban el arte por dentro.
Aquellos maravillosos años
OUIJA
Miedo. Mucho miedo. Esto es lo que todos empezábamos a sentir (y por qué engañarnos… aún sentimos) cuando resonaba el nombre de este juego en nuestros oídos. Nadie sabe y nadie supo si lo de la Ouija era una fantasía, una realidad o un timo movilizado por las muñecas de nuestros compañeros de juego pero ha pasado a la historia como uno de los juegos de mesa más terroríficos, originales y curiosos del planeta.
Aquellos maravillosos años
BLANDIBLÚ
Una masa escurridiza y de color verde dio juego para molderarla y rebotarla sin fin. Venía en diferentes colores pero fue el verde el que se inmortalizó en su propia película de Hollywood protagonizada por Robin Williams.