Cómo desconectar del trabajo en verano (pero de verdad)
Brújula 43

Cómo desconectar del trabajo en verano (pero de verdad)

Las vacaciones se hicieron para descansar, eso es un hecho. Pero como eres un producto vital de la tecnología, pasar un día entero desconectado del trabajo es algo que para ti, resulta imposible de convertir en realidad.

Porque si no es el móvil que está sonando cada minuto con un aluvión de emails laborales, es el Whatsapp con los hilos comunales en los que tus compañeros de trabajo te incordian día sí y día también con insignificantes problemas dentro de la oficina.

¿No sabes cómo hacer para que el trabajo deje de perseguirte durante las vacaciones? Apunta:

Planifica tu tiempo

Para poder irte del trabajo y descansar sin preocupaciones, el secreto está en planear todo bien antes de que cojas tus tan ansiadas vacaciones.

Avisa a tus compañeros de trabajo con antelación y asegúrate que tengan claras las fechas que vas a estar fuera para que no te molesten o contacten durante esas fechas.

Adelanta proyectos (o en su defecto, delégalos temporalmente) y no dejes nada urgente a medias.

Confía en tu equipo

Hagas lo que hagas debes confiar en el equipo que dejas “en tierra firme”. Explícales a cada uno de ellos cuáles serán sus obligaciones durante el tiempo que vas a estar fuera y confía en que ellos serán capaces de llevar a cabo las tareas que les has asignado.

Adiós al móvil

Si tu destino es uno lejos de tu hogar, probablemente no tengas ni idea de cómo llegar al restaurante que has escogido para probar las delicias locales, las tiendas de souvenirs más auténticas o incluso la estación de servicio más cercana para hacer una parada antes de llegar a tu hotel.

Para eso siempre recurres a tu dispositivo móvil, pero basta con que busques una dirección para verte tentado a revisar tu email. Así que recurre a lo básico, saca el mapa, pide direcciones en tu hotel o a algún peatón y evítate el disgusto de abrir tu email y encontrarte con tu estresante email de trabajo.

Ahora, coge la maleta, desconecta el chip que te hace pensar en el trabajo todo el día y prepárate para disfrutar y descansar durante la época más bonita del año: ¡las vacaciones!