Consejos para evitar el jet lag
Brújula 43

Consejos para evitar el jet lag

Jet lag: “Dícese del trastorno conformado por una incapacidad de conciliar el sueño. ¿La causa? Viajes a zonas horarias distintas a las que tu reloj interno está acostumbrado. El jet lag suele ser una causa directa de la dirección que se toma (este u oeste) en un viaje, no su duración. Porque si el planeta esta dividido en 24 zonas horarias, el reloj cambia una hora por cada 5 grados viajados al este o al oeste desde el Meridiano de Greenwich, por lo que cruzar zonas horarias distintas al reloj natural de nuestro cuerpo, afectará a nuestro ritmo circadiano (el reloj biológico humano)”.

Los síntomas del jet lag incluyen patrones de sueño irregulares, dolores de cabeza, agotamiento, diarrea o estreñimiento. Y nadie se escapa de obtener su dosis, especialmente los mayores de 60 años, ya que según estudios, la fase de tolerancia (la habilidad de conciliar el sueño a horas ‘anormales’) disminuye con la edad. Pero huir de las garras de este trastorno es posible si se toman precauciones antes, durante y después de tu viaje. ¡Unas vacaciones sin jet lag es posible!

sintomas_jetlag

¿Cómo?

Antes de tu vuelo cambia tu rutina diaria. Si vas al este vete a la cama más pronto, si vas al oeste un poco más tarde. Otra recomendación es recurrir a las gafas de sol, así controlarás tu exposición a la luz natural y artificial para ayudar a tu ritmo circadiano, el cual responde cada vez que tus ojos detectan la luz. Si es posible, es recomendable que intentes hacer una escala entre destinos para que tu cuerpo se adapte gradualmente a tu nueva zona horaria. Maletas hecha, pasaportes en mano, ya solo queda coger el avión a las vacaciones de verano que tanto esperabas. Así que durante el vuelo intenta comer de acuerdo a la hora local de tu destino e intenta no hacer uso de pastillas para inducir el sueño para que puedas ajustarte a tus nuevos patrones de sueño. Importante: bebe muchísima agua, evita el alcohol y la cafeína. La deshidratación es tu peor enemigo. Y ojo, haz lo que puedas para dar algún que otro paseo dentro del avión.

Ya en tu destino, el mantener el cuerpo alerta durante el día y en descanso cuando lo necesita, también tiene su truco, pero nada que un par de detalles no puedan arreglar.

La luz del sol te ayudará a acoplarte al nuevo horario, así que intenta pasar el día fuera de casa absorbiendo luz natural. Eso sí, intenta dormir por lo menos 4 horas por la noche en tu destino y recurre a siestas cortas para ‘compensar’ el sueño perdido.

¡Ánimo, tú puedes con el Jet Lag!

COMENTARIOS