Consejos caseros para mantener tu hogar caliente en invierno
Brújula 43

Consejos caseros para mantener tu hogar caliente en invierno

¡Ya llegó! ¡Ya está aquí! ¡El frío empieza a gobernar las calles! Manoplas, bufandas, abrigos, calcetines y gorros… todo está listo para salir a la calle y combatir el frío sin miedo pero, ¿y en casa?

La calefacción es el gran aliado de cualquier hogar helado pero no siempre logra su cometido cuando se topa con corrientes de aire, suelos de cemento, techos altos o grandes superficies sin suficiente cantidad de radiadores. Además, las facturas de electricidad y gas suelen dispararse durante los meses de invierno por lo que a estas alturas cualquier técnica es buena que reine el calor en casa. ¿No? Ahora bien… ¿cómo lograrlo?

EL PAPEL DE ALUMINIO ES TU MEJOR AMIGO

En serio, no es broma. Este socorrido elemento hace maravillas en la cocina a la hora de cocinar unas patatas en el horno o para mantener la jugosidad de un pescado a altas temperaturas, pero también es una fácil y barata de forma de evitar que se escape el calor de casa. Cubre un pedazo de cartón con papel aluminio y colócalo detrás del radiador, así evitarás que se cuele el frío por las paredes y ayudarás a que se mantenga el calor por toda la casa.

¿TIENES ALFOMBRAS?

Si tu respuestas es no, ahí tienes una de las razones por las que en tu casa hace un frío que pela… más aún si tienes suelos de cualquier tipo de material que no sea parqué. Los suelos hidráulicos o de cemento son el mejor amigo del frío y la única forma de combatirlo es cubrirlos de alfombras. Así no solo alejarás a las bajas temperaturas de tus pies sino que también encontrarás la excusa perfecta para darle nueva vida a la decoración de tu salón o dormitorio.

ALÉJATE DEL RADIADOR

Bueno tú no, pero sí tu sofás. Al poner un mueble como un sofá al lado del radiador, lo que estás logrando es que se concentre en él todo el calor que, de otra forma, pudiese estar contribuyendo a calentar la misma habitación en la que se encuentra.

ABRE Y CIERRA CORTINAS

Las cortinas son tu aliado por la noche para bloquear la salida de calor por las ventanas, pero se convierten en tu enemigo durante el día si olvidas abrirlas para que entren los rayos del sol. Así que avisado quedas…

BALDAS, EL SECRETO MEJOR GUARDADO

Si hay algo que ayuda a que el calor no se disperse por toda la casa es colocar baldas unos cuantos centímetros por encima (nunca pegadas) de los radiadores. Esto funciona incluso mejor con aquellos pisos y apartamentos que tienen techos altos y que hacen que la calefacción pierda fuerza a ras de suelo. ¿El motivo de su éxito? Evitan que el calor suba a las alturas y se mantenga a un nivel adecuado para calentarte a ti y a todos los habitantes de tu hogar.

Y bueno, en el invierno todo vale así que si todo esto falla siempre te quedará la opción de recurrir al hit del invierno: ¡la querida y adorada batamanta!

COMENTARIOS