Así pensábamos que iba a ser el 2017
Brújula 43

Así pensábamos que iba a ser el 2017

Con el paso de los años, la humanidad se ha vuelto menos imaginativa y optimista en la manera de mirar al futuro. La imagen de los coches voladores, los viajes inter-espaciales y el teletransporte, han dejado de formar parte ya del imaginario común.

Si en el siglo XIX la imaginación de Verne anticipó los hitos del siglo XX, los novelistas de ciencia ficción y los dibujantes de cómics contemporáneos de nuestra generación, no han acertado en sus previsiones. Sin embargo, aunque no se ha acertado con los inventos que representarían nuestro siglo, sí que muchos autores acertaron en la organización de la sociedad o en la forma en que los aparatos tecnológicos crearían en el ser humano una dependencia irreversible.

ROBOTS

En 1927 Fritz Lang imaginó un futuro donde la tecnología se imponía sobre el individuo y un robot nacía dando un paso adelante en la evolución dejando obsoleto el cuerpo físico. Una visión más cómica, más chapliniana, ofrecía Jacques Tati en Playtime, con un Monsieur Hulot representando al individuo que se enfrenta a un mundo tecnológico que no entiende.

ACCESO A LA INFORMACIÓN

Lo cierto es que sí que vivimos en aquel futuro. ¿Cómo sonaría en los años setenta un mundo donde todos los habitantes de la tierra estuvieran interconectados en tiempo real por un hardware pegado a su cuerpo?
¿Cómo sonaría tener una pantalla a la que pudiéramos preguntar para disponer de todo el conocimiento de la humanidad en un segundo?

Pues así vivimos, gracias a internet y la revolución de los smartphones. Es cierto que pensamos en una revolución tecnológica que nunca ha llegado, pero por el contrario, vivimos en otra realidad tan futurista e increíble que no fue ni siquiera imaginada por el escritor más visionario.

Por otro lado, también es cierto que el acceso a internet y al aumento de la información disponible, ha hecho que el ser humano se vuelva, en general, contra las quimeras. O que no hable de viajes espaciales cuando sabe de su coste y que no vea viable los coches voladores por el daño que harían al, ya deteriorado, medio ambiente.

MEDIOS DE TRANSPORTE

El sueño del teletransporte siempre ha estado allí y, al menos a escala cuántica, hay científicos que ya han conseguido avances e incluso han realizado la transferencia de ciertas partículas a lo largo de kilómetros de distancia. Pero todavía está lejano el momento en que acabemos con los tiempos perdidos en atascos y en enormes viajes en avión alrededor del mundo, porque hay muchas dudas sobre si el cerebro aguantaría esta transferencia.

La revolución que sí que parece estar llegando es el mundo de los robots y la inteligencia artificial. Los aparatos eléctricos ya son robots, ya toman decisiones y aprenden. Quizás no tengan forma de humanoides, pero ya están entre nosotros. Lavadoras inteligentes, frigoríficos que hacen la compra por nosotros, coches que aparcan solos, miles de procesos industriales que han pasado a estar robotizados. ¿No es esto tan espectacular y sorprendente como un aerodeslizador?

Pensábamos que el siglo XXI iba a ser de una forma, y resultó ser igual de tecnológicamente avanzado pero muy diferente… menos espectacular. En el fondo, tampoco se equivocaron tanto los visionarios de la ciencia ficción. Eso sí, fallaron en los inventos pero no en la forma del futuro.

¿Acertaremos nosotros con nuestras predicciones futurísticas que aún quedan por venir?