Mindfulness: por qué todos deberían practicarlo (y cómo hacerlo en casa)
Brújula 43

Mindfulness: por qué todos deberían practicarlo (y cómo hacerlo en casa)

El día va muy rápido y tú, vas todavía a más velocidad. Desde que te levantas hasta que te vas a la cama (e incluso en sueños), estás con prisas, corriendo y agobiado pensando en lo que tienes que hacer. En lo que vas a hacer. En lo que no has hecho. Vives tan deprisa que no te da tiempo de pensar en el presente y lo que es peor… disfrutarlo y ser consciente de él.

Ahí es donde entra el ‘mindfulness’, la capacidad de estar completamente presente en el momento y sin dejar que la situación te sobrepase o cree ansiedad. ¿Suena difícil? Pues no lo es y requiere tan solo de que pongas de tu parte para lograr practicarlo. De hecho, ya existen aplicaciones que con un solo click en tu móvil, te guía y da las directrices que necesitas para llevar a cabo esta técnica de meditación que se compone de cuatro pasos básicos.

  • Hazlo en un momento en el que tengas tiempo, en el que sepas que no tienes nada más que hacer. Sabemos que todo el día estás ocupado con cosas, pero planea, por lo menos, dedicar 10 minutos al día a esta práctica.
  • Observa el momento. No intentes acallar tus pensamientos o estar en completa calma, tan solo observa el momento.
  • No hagas caso a tus pensamientos. Deja que tanto pensamientos positivos como los negativos pasen por tu cabeza, que fluyan.
  • Cuando te des cuenta de que tus pensamientos te han llevado a otra parte, vuelve al presente. Y sigue observando.

Así de sencillo…

¿Y cómo saber si el ‘mindfulness’ es para ti?

Ten en cuenta que no es una terapia, es un estado de atención plena, es la capacidad que tenemos de que por un instante prestes atención con máxima intensidad al momento presente. Es una cualidad de la mente que todos poseemos, y que se entrena. Nos permite tener la capacidad de frenar y dar marcha atrás, poniendo siempre atención a lo que nos rodea desde fuera, como si todo lo viésemos con nuevos ojos, como si lo viésemos todo por primera vez, libres de prejuicios y de etiquetas.

De esta forma, con el ‘mindfulness’ ponemos los cinco sentidos en el ahora, y prestamos atención a los sonidos, a los olores, a nuestra postura y estado corporal actual.

Lo esencial: Buscar momentos en el día a día, en un descanso en el trabajo, a la hora de la comida, al final del día, o cuando mejor te venga, para que puedas detenerte, respirar, conectar con el momento presente y percibir cómo actúa nuestro cuerpo y cómo le afecta el estrés.

Pregúntate esto: ¿alguna vez has conducido tu coche y al llegar a tu destino, te has dado cuenta de que no te has enterado del trayecto? ¿Has estado en alguna clase y al terminar, te has dado cuenta de que tu mente estaba en otra parte? O incluso entras al cine a ver un película y a los veinte minutos, te has percatado de que llevas todo el tiempo pensando en lo que vas a hacer cuando salgas de la sala? Si alguna vez te ha pasado esto, es que deberías considerar probar un poco de ‘mindfulness’.

mindfulness_licor43_

El ritmo de vida que llevamos nos lleva a hacer varias actividades al mismo tiempo, que nos atrapan sin darnos cuenta. ¿Cuánto tiempo hace que no prestas atención a cómo te peinas? o… ¿Eres consciente de cuando te comes una manzana sin hacer nada más? Siempre solemos hacer varias cosas a la vez, comemos mientras hablamos por teléfono, vemos la tele y estamos enganchados al móvil…. Cada vez nos resulta más difícil concentrarnos y estamos continuamente pensando en lo que tenemos que hacer al día siguiente, estamos enganchados a una pantalla, o nos volvemos adictos a fotografiarlo todo, sin disfrutar y valorar esos pequeños momentos que forman parte de nuestro día a día.

Si mientras leías esto, has sonreído y te has sentido identificado, te lo recomiendo, dedícate unas horas y practica ‘mindfulness’.

Ahora, di con nosotros…. OHMMMMMMMMMMM.

COMENTARIOS