Cómo protegernos del sol
Brújula 43

Cómo protegernos del sol

El sol aprieta, nos ve de cerca y ataca con sus rayos a diario, dotándonos de ese bronceado tan envidiado y esperado durante todo el año. Esas ganas de tener un dorado veraniego en nuestra piel, deben estar acompañadas de algunos cuidados para poder lucirlo sin ninguna consecuencia.

Los riesgos que se corren con una exposición prolongada bajo el sol van desde el padecer cáncer de piel, quemaduras, debilitación del sistema inmunológico, problemas oculares hasta un envejecimiento prematuro de la piel. Pero que no cunda el pánico, porque según los recomendaciones del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y las organizaciones especializadas, tan solo hay que prestar atención a unas cuantos pasos para mantener al sol como uno de nuestros aliados.

La atmósfera de la tierra es capaz de bloquear la entrada a la atmósfera del 98.7% de la radiación de los rayos ultravioleta del sol, dejando libre paso a un 2.3% que afecta tanto de manera positiva como de manera negativa al planeta y a nuestra salud.

 

Como protegernos del sol con Generación 43

Evita las horas punta de 12:00 a 17:00

Para empezar, es recomendable evitar las horas punta (12 a 17h) para tomar el sol, así como poner atención al factor de protección de nuestra crema solar. Para escoger la adecuada, todo depende del tiempo de exposición: si es mínima -tan solo unos minutos-, es suficiente con una SPF 15. Si es prolongada e intensa, es mejor inclinarse por una que sea resistente al agua y de amplio espectro -con un SPF de 30 o superior- para protegerse de las radiaciones UVA y UVB.

Los rayos ultravioletas tienen su lado positivo

Y ojo, porque no todo va a ser malo en lo que se refiere a tomar el sol, porque los rayos ultravioletas también tienen su lado positivo: alimenta al cuerpo de vitamina D para fortalecer músculos y huesos, metaboliza los niveles de colesterol, reduce la presión arterial de los hipertensos e incluso es una protección natural frente al cáncer de mama y de colón.

Así que todo queda en tus manos (y en la de tus gafas, sombrero y protección solar), para poder disfrutar de los rayos del sol con prudencia y mucha cabeza.

COMENTARIOS