¿Qué alimentos hay que evitar (y cuáles no) estas Navidades?
Brújula 43

¿Qué alimentos hay que evitar (y cuáles no) estas Navidades?

Las Navidades arrancan y las comilonas abundan. Pero también sube el stress por el miedo a subir más kilos de los necesarios para poder caber en nuestros vaqueros favoritos o mantenernos en el peso recomendado por nuestro médico. Para ello, estas Navidades hay que comer con cabeza y con precaución para disfrutar de los manjares que se sirven en estas fechas sin terminar con cargos de consciencia.

Según la BBC, los ingleses ingieren más de 6000 calorías cada Navidad, es decir, el equivalente a 23 hamburguesas o 68 rodajas tostadas pan. Según el periódico ABC, en España, la cena de Navidad representa alrededor de 2,300 calorías (más de lo que una persona necesita al día) si juntamos jamón, gambas, turrones, patés, pan, espárragos y cordero (entre otros picoteos) en la ecuación.

Pero basta con seguir unos cuantos pasos para no pelearse con la báscula y saborear los buenos momentos al lado de la familia… lo prometemos:

  • Chocolate caliente, mejor evitarlo: Una taza de chocolate caliente no hace daño a nadie. Son alrededor de 190 calorías cargadas de azúcar que de vez en cuando no vienen mal para endulzarse el día. El problema es cuando son parte de una “dieta navideña” en la que los churros se convierten en su mejor acompañante y funcionando como preámbulo de una cena fuerte.
  • Refrescos: Los refrescos son calorías vacías que no representan ningún tipo de valor nutricional para el cuerpo y por lo tanto, ningún tipo de energía o importancia. Si para ti su consumo es indispensable, aférrate siempre a aquellos en su versión más light o a otras pociones como un té verde con hielo, aguas de sabores, agua de coco o smoothies.
  • No evites al desayuno: Hagas lo que hagas, no pienses que saltarte el desayuno va a ayudarte a adelgazar. Al no desayunar aumentarán tus niveles de ansiedad y hambre, por lo que cuando llegue la hora de comer o de cenar ingerirás aún más calorías de las necesarias. Si has cenado fuerte al día siguiente recurre a una tortilla francesa con verduras o a un bol de avena con frutos rojos para hacer las paces con tu metabolismo.
  • Porciones grandes: Cuando vayas a casa de tu tía a cenar el día de Nochebuena o al de tu abuela el día de Navidad, vas a tener que mantenerte fuerte cada vez que algún familiar quiera servirte porciones extremadamente copiosas o insista en que repitas alguno de sus platos. Probablemente no quieras ofenderlos con un “no”, pero si sabes decirles amablemente que ya no te apetece comer más, te aseguramos que tendrás una digestión más ligera, dormirás mejor y te sentirás listo para seguir atacando (culinariamente hablando) las Navidades al día siguiente.
  • Postres: Un chocolate por aquí, un turrón por allá y una galletita entre comidas. Los postres no están prohibidos durante las Navidades pero sí es que es mejor mantenerlos a raya. Para ello no piques con dulces entre horas y limítate a porciones pequeñas para no acumular grasas y azúcares a tus regalos el día de Reyes.

Estos son solo algunas recomendaciones para tu organismo pero hagas lo que hagas, recuerda que lo importante es disfrutar de todo lo que comes, hacerlo con moderación y de compartirlo siempre con la familia.